A raiz de la publicación de esta foto en flickr! por parte de Cutangus descubrí la existencia del Antonov AN-225. Un avión que, cuando fue finalizada su primera unidad en 1988, pasó a ser el avíon de transporte más grande del mundo (desbancando al An-124 Ruslan).

Ni siquiera el Airbus A380 (que voló por primera vez hace poco más de un año desbancando al Boeing B-747 como avión comercial más grande del mundo) puede comparar sus dimensiones con ese monstruo del que actualmente solo vuela una unidad pero del que, debido su tardío éxito, quieren completar la unidad que quedó a medio construir debido al colapso de la unión soviética.
Cual no sería mi sorpresa cuando al bucear un poco en la wikipedia me encontré con que, aunque ciertamente ni antes ni después del Mriya se ha construido ningún avión tan monstruoso, a finales de los 40 Howard Hughes construyó un hidroavión (el Hughes H4 Hercules) cuyas alas superan en casi diez metros el tamaño de las del An-225 (aquí están sus siluetas comparadas). Curiosamente, el H4 sólo voló una vez y además lo hizo pilotado por el propio Hughes que con ese acto quería demostrar que no había desviado los fondos de guerra dedicados a ese avión...
P.S. Para otro día me dejo el C5 Galaxy, o el Airbus Beluga
Actualización: Aquí teneis una colección espectacular de fotos del An-225 y aquí otra del H4.
Tags: